El Presidente de X HUELVA, Joaquín De la Torre, ha reclamado tanto al Estado, como a la Junta de Andalucía, que “el dinero público no está para emplearlo en salvar siempre a las mismas grandes empresas, que viene siendo arrastradas por una pésima gestión, encabezadas por políticos afines a los partidos tradicionales, y que además les sirven de retiros dorados ”.

Según el Presidente de X HUELVA “ tanto el ICO, como los fondos de recuperación deben de servir para aliviar a PYMES, y Autónomos principalmente, que han sido gravemente afectados por la pandemia, y no a empresas como Abengoa que llevan años siendo deficitarias, e insostenibles, y tan sólo se mantienen gracias al dinero público, y a la presión que se ejerce para quitas del 97% a sus acreedores, y de más de 70% de su deuda con el ICO, Bankia o Cesce, todas controlados por el Estado, como ya ocurrió en 2016 con los más de 9.000 M€ de deuda que tenía”. 

De la Torre insiste, “ ese dinero podría destinarse a financiar obras en la provincia de Huelva, tan necesarias como el túnel de San Silvestre, 65 M€ y esencial para el desarrollo agroalimentario, el aeropuerto y aeródromo, 90 M€ y fundamental para proyectar el turismo y productos de la provincia a nivel internacional, el desdoble de la N-435, 1.400 M€ y arteria principal para la conexión de la provincia norte-sur, Hospital Materno Infantil, 29 M€, Hospital Comarcal Aracena, 30 M€… podríamos seguir enumerando actuaciones , pero las expuestas suman un importe total de 1.614 M€, muy por debajo del importe del último favor político a Abengoa en 2016”.


De la Torre ha querido puntualizar, “en el caso de Abengoa, la deuda neta actual asciende a 6.000 M€, de los cuales se solicitan ayudas directas por valor de 540 M€, y además proponen quitas de deuda, y a acreedores del 90% del total, de modo que esas ayudas indirectas supondrían otros 5.400 M€, tan sólo 4 años más tardes de la última ayuda que se concedió».

Finaliza De la Torre diciendo, “Abengoa tiene una plantilla de 3.000 trabajadores en España, y 14.000 en global, pero no puede seguir siendo un condicionante, pues no es rentable desde hace muchos años, y sus resultados anuales así lo avalan, de modo que deberíamos prestar más atención, por un lado, a ayudar a empresas que sí lo necesitan y sufren la caída del negocio provocado por la pandemia, y por otra parte destinar parte de esas ayudas a inversiones para el desarrollo de provincias olvidadas, como Huelva, que permitirán y garantizarían la creación de muchos puestos de trabajo, e incrementarán economía de sectores tan esenciales como el turismo y la industria agroalimentaria, que han servido de motor en los momentos más difíciles”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.